Quiropractico, sus beneficios y aplicaciones

La quiropráctica trata problemas derivados de las cervicales. Se trata de una medicina bastante diferente a la convencional, pues no se usa ni cirugía ni fármacos. Estos sistemas están ganando terreno convirtiéndose en medicinas alternativas muy eficaces.

 

La profesión de quiropractico está presente en todo el mundo. Sin embargo, en muchos países (como por ejemplo el nuestro) no está regulada la profesión en el ámbito de la sanidad pública. Es decir, si se requiere un profesional de esta medicina se debe recurrir a un centro privado.

 

En España se fundó en el 1986 la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) con la finalidad de dar legislación y acreditación a los profesionales de este sector. Esto quiere decir que los que no se encuentran dentro de esta institución pueden no disponer de todos los conocimientos necesarios de esta enseñanza. La AEQ, por tanto, reúne a los profesionales cualificados para reconocer y ejercer de forma completamente legal en nuestro país.

 

La quiropráctica es una profesión conocida y reconocida en el mundo. Desde sus inicios ha ido evolucionando las prácticas y técnicas con el fin de ofrecer los mejores resultados a aquellos que lo necesiten.

 

La quiropráctica se basa en el diagnóstico y tratamiento de la columna vertebral y el sistema nervioso mediante terapias manuales. Tanto la columna como el sistema nervioso son componentes que, si no se tratan correctamente o no se tratan, pueden llegar a provocar graves problemas y en ocasiones crónicos (hernias discales, esguinces cervicales, contracturas…). Mediante ajustes manuales se corrige los desplazamientos y los puntos de dolor para que nuestro organismo funcione en buenas condiciones.

 

La quiropráctica puede corregir dolores como: ciática, migrañas, artrosis, fibromialgia, insomnio, dolores de cabeza, lumbalgia, estrés, esguinces cervicales, depresiones… Gran multitud de trastornos que, en ocasiones, no les damos suficiente importancia y que a la larga puede provocar efectos muy nocivos para nuestro organismo.

 

Para acudir a un quiropráctico no es necesario sentir dolor. Puedes acudir a un especialista para que te haga un reconocimiento y te ofrezca un plan preventivo para evitar posibles dolencias en el futuro. La quiropráctica previene y mantiene nuestra salud de las dolencias derivadas de la columna vertebral y del sistema nervioso.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la profesión quiropráctica en el 1988. Esta práctica nace en Estados Unidos por Daniel David Palmer que ofreció un tratamiento exitoso al reajustar una columna, en 1895. A partir de entonces se iniciaron las investigaciones que desencadenaron el florecimiento de esta profesión. A día de hoy, es una de las prácticas más reputadas y beneficiosas de la medicina alternativa.

 

Restablecer los problemas de la columna y derivados para gozar de un nivel de salud óptimo y en condiciones son las funciones de esta reconocida y reputada profesión. La eficiencia y la eficacia de este tratamiento natural ha favorecido y mejorado la vida de muchas personas de todo el mundo. La medicina alternativa está en auge ante la medicina tradicional. La quiropráctica puede tratarse a todo tipo de pacientes: niños, adultos, ancianos, embarazadas…